Tiro en seco

TIRO EN SECO CON PISTOLA

Mejorar la precisión.

Una de las mejores fórmulas para mejorar la precisión es el tiro en seco, permite trabajar en casa, es seguro y no consume munición. Les presentamos en este artículo unos ejercicios de tiro en seco con pistola para tiradores de precisión.

En el blog de Zona Táctica le hemos dado alguna herramienta como el Pistoltimer para mejorar en casa y en el campo de tiro y le hemos hablado de los 6 aspectos a tener en cuenta para un disparo perfecto, todo ello en esta misma sección de tiro deportivo.

Tiro-en-seco-1

Ejercicios técnicos de entrenamiento en seco

Algunos tiradores tienden a entrenar solamente cuando acuden al campo de tiro, donde se limitan a reproducir los disparos de la competición. Esto no sólo es un error, sino que limitará su aprendizaje debido a la inherente necesidad de desplazamiento, tiempo y municiones. El tiro en seco no es un sustituto del entrenamiento con fuego real, pero es la base de dicho entrenamiento. Consiste en unos sencillos pero efectivos ejercicios técnicos como veremos mas abajo.

Tras un pequeño calentamiento que prevenga lesiones, estos ejercicios técnicos al no requerir de desplazamientos al campo de tiro, pueden hacerse con la frecuencia deseada por el tirador. Incluso varías veces al día, sobre todo en pretemporada, ya que podemos hacer sesiones de duración variable.
Pueden usarse como ejercicios de calentamiento previos a una tirada de competición, previos a un entrenamiento con fuego real o, como desde aquí le sugerimos, como entrenamientos en sí mismos para mejorar su rendimiento con fuego real.

Tiro-en-seco-2

Tiro en seco. Parar

Parar el arma es una de las grandes dificultades en la técnica de tiro de precisión. De hecho es algo físicamente imposible debido a los cambios de la presión arterial en los músculos que sostienen el arma que provocan constantes oscilaciones en el arma y por lo tanto en el punto de impacto.

El objetivo de este ejercicio es el de reducir estas oscilaciones durante el tiempo necesario para hacer la puntería y disparar.

Consiste en levantar el arma y apuntar tomando como referencia algún punto en la pared, un parche negro por ejemplo, durante 15 segundos. Transcurrido este tiempo, bajar el arma y realizar dos ciclos de respiración pausada.
Tanto para levantar el arma como para bajarla, trataremos de apoyar parte del peso de la misma sobre el aire de los pulmones. De esta manera además del acostumbrar la musculatura interviniente ( brazo, hombro y dorsal ) a sostener el arma, el entrenamiento se hace extensivo a la respiración. Por lo tanto también a su control.

Lo ideal es hacer este ejercicio con el arma de competición. También se puede realizar con una pequeña mancuerna de peso no muy superior al del arma.

Tiro en seco. Dominio del arma

Otra de las grandes dificultades en el tiro de precisión es la puntería. Mantener el punto de mira centrado y enrasado respecto al alza es el objetivo de este ejercicio.
Para entrenar con el hay diversas variantes. Una de ellas es colocar un circulo blanco sobre un fondo negro y colocarse a una distancia del mismo en la que el ancho del punto blanco sea aproximadamente el doble de área que cubre el punto de mira. El ejercicio consiste en recorrer el borde del circulo blanco muy lentamente manteniendo constantemente la alineación alza-punto de mira.

Cuanto más despacio realice el ejercicio, mas rendimiento obtendrá mejorando la sincronización parada-puntería.

Otras variantes consisten en seguir lineas verticales, horizontales, oblicuas u oscilantes. Puede descargarse un ejemplo pinchando aquí.

Tiro-en-seco-3

Tiro en seco. Parar y disparar

Es el tiro en seco propiamente dicho. Al principio de la temporada de entrenamiento debe hacerse sobre un fondo blanco, lo que los tiradores denominamos tirar sobre “blanco vuelto”. Expresión que proviene de la costumbre de poner un blanco al revés para apuntar sobre un superficie sin referencias.
Consiste en apuntar el arma y disparar sobre un fondo blanco prestando máxima atención a la alineación alza-punto de mira. Es decir, que se produzca el disparo sin alterar dicha alineación.
Una vez que se domine esto, se puede pasar ha hacerlo apuntando sobre un blanco normal. O reducido, si en su lugar de entrenamiento en seco no tiene las medidas reglamentarías de un campo de tiro.

tiro-en-seco-4