reglas de seguridad para armas

REGLAS DE SEGURIDAD DEL CORONEL JEFF COOPER II

Un buen tirador primero debe ser un tirador seguro

Analicemos una por una las reglas de seguridad del Coronel Cooper. Comenzamos por la primera.

Reglas de Seguridad: Primera Regla

“Trate todas las armas como si estuvieran siempre cargadas”

Esto nos viene a referir que para atender a las reglas de seguridad con las armas, en todo momento, debemos saber cuál es nuestra condición de porte. Es decir, saber lo que tenemos realmente en las manos y en qué condiciones.

reglas de seguridad

Portar o manipular un arma cargada creyendo que no lo está puede provocar desastrosas consecuencias para su integridad física o la de terceros.

Del mismo modo usted no desearía portar un arma descargada creyendo que está preparada para su defensa inmediata. Entonces obtendrá un “click” cuando, en una situación de riesgo, desearía obtener un “bang”. Créame, algo nada aconsejable llegado ese momento.

reglas de seguridad Jeff Cooper

Analizaremos las condiciones de porte de nuestra arma de fuego en un artículo especialmente dedicado a ello.

Prev-check

El chequeo previo (prev-check), antes de iniciar cualquier actividad con el arma, al recogerla de su armero, en los momentos previos al asalto de un inmueble o simplemente antes de enfundarla, ha de convertirse en un hábito que cualquier profesional armado ha de realizar con destreza para preservar su seguridad. Del mismo modo que lo hacen los deportistas en el campo de tiro o los cazadores en el monte.

El chequeo del arma, el determinar si está en la condición de porte deseada o detectar que no lo está y poder corregir su estado, es el primer paso para evitar el desastre.

reglas de seguridad al utilizar armas

Post-check

Del mismo modo, el chequeo posterior a cualquier actividad le ahorrará desagradables sorpresas. Un alto índice de accidentes ocurren cuando agentes que no acostumbran a portar cartucho en recamara, montan las armas tras el aviso por un incidente grave. Cuando regresan finalizado el servicio y baja el nivel de estrés al que los agentes se ven sometidos, con frecuencia suelen olvidar que esta vez, su arma lleva un cartucho en recámara y la manipulación sin el chequeo previo suele desencadenar un ruidoso “bang” en los vestuarios de Comisaría.

Detectar interrupciones

Al finalizar un ejercicio de tiro en un entrenamiento, solemos dejar el arma en condiciones de seguridad. De esta manera nos aseguramos que no hay armas cargadas en las instalaciones, a no ser que estén realizando el entrenamiento en sí mismo. Pero existe otro motivo por el cual debemos realizar el chequeo post-acción o post-check. Este es advertir, lo antes posible, la existencia de una posible interrupción en el arma que pudiera ser fatal en una próxima acción de fuego. Donde de nuevo obtendríamos un “click” en lugar de un “bang”. Sin embargo, aunque la calidad de las armas modernas hace que sean cada vez más raras las interrupciones, la suciedad o una manipulación involuntaria derivada de una lucha cuerpo a cuerpo, pueden fácilmente provocar una interrupción.

Quien haya tenido ocasión de trabajar con los prácticamente desaparecidos CETME L sabe bien a lo que me refiero.

reglas de seguridad del coronel Jeff Cooper

Post-check israelí

Una escuela de tiro que tiene el asunto del post-check muy arraigado en sus técnicas es la israelí. Podemos observar cómo operadores israelíes chequean la recámara de todas sus armas cada vez que dejan de hacer fuego. De esta forma se aseguran de que la recámara está completamente cerrada. Pero eso no quiere decir que puedan volver a realizar fuego. ¿Qué pasaría si el cierre adelantado de su arma no albergara ningún cartucho en recámara? De nuevo se oiría un “click” en lugar de un “bang”.

Recuerde que si su arma no es uno de esos subfusiles como nuestros Star Z-70B de antaño o los UZI que dejan su cierre atrás a la espera de que vuelva a apretar el disparador, esta técnica no sirve de mucho. De modo que habitúese a chequear su arma del modo tradicional. Compruebe el estado de la recámara de forma visual o táctil, manipulando correctamente el cierre, la corredera, el cargador o el tambor de la misma.

En Zona Táctica le animamos a prestar atención a las reglas de seguridad con las armas.