seguridad-principal

REGLAS DE SEGURIDAD DEL CORONEL JEFF COOPER V

Un buen tirador primero debe ser un tirador seguro

Analizaremos en este artículo la cuarta de las reglas de seguridad del Coronel Jeff Cooper:

Regla nº 4. Identifique siempre su blanco y lo que hay más allá de él.

Las reglas de seguridad del Coronel Jeff Cooper según el escenario

Hasta nuestros días, en el terreno militar, se instruye a las Pequeñas Unidades a apabullar con un gran volumen de fuego al enemigo durante un ataque convencional. Las defensas suelen colocarse en profundidad. De este modo que los proyectiles que pasan de largo a la primera línea de defensa quizá puedan hacer algún tipo de daño en las sucesivas. Y no les falta razón.

cuarta regla de seguridad

Pero en otros escenarios, como los urbanos, donde no todo el que allí se encuentra es beligerante y, por supuesto, en nuestras ciudades, donde se desarrolla la actividad policial cotidiana, esta idea de un gran volumen de fuego es simplemente inviable.

Aquellos que no demuestran maestría en el manejo de las armas son elementos peligrosos, ya que en estos escenarios urbanos se cumple una máxima que debe tenerse muy en cuenta:

El proyectil que no impacta donde quiero, impacta donde no quiero.

Éste es un concepto muy diferente al del combate militar convencional. Donde el proyectil que no da donde quiero, simplemente se pierde en algún lugar del terreno dominado por el enemigo.

En un escenario CQB (Close Quarter Battle), como por ejemplo en el asalto a una vivienda donde se esconde personal hostil peligroso, se produce a escasos centímetros de un hogar pacífico, separados por débiles tabiques donde un disparo errado puede tener las peores consecuencias.

seguridad-2

Entrenamiento constante

Una vez más, un constante entrenamiento con las armas de servicio y la adecuada elección de la munición a emplear es la mejor solución al problema.

Los miembros de las Fuerzas Armadas no tienen facilidad alguna para la elección de sus municiones. Estas poseen una alta capacidad de penetración. En este caso, una cuidada preparación previa y un entrenamiento metódico en sus tácticas son la única vía para no cometer errores fatales.

reglas de seguridad del coronel

Identificar primero, disparar después

Del mismo modo, se hace necesario incluir en los entrenamientos la presencia de blancos no hostiles que obliguen al Operador a identificar su objetivo y a discernir entre el que es hostil y el que no. De otro modo, estaremos entrenando cazadores que disparan indiscriminadamente a todo lo que se mueve.

comparativa-reglas-de-seguridad

Escenarios más peligrosos de lo que parece

Una vez hemos entrenado a nuestros hombres en su obligación de identificar a los blancos. Es el momento de ir más allá con lo que hay detrás de él. La mayoría de los proyectiles lanzados pueden, en función de en qué parte del cuerpo impacten, atravesar al sospechoso e impactar de nuevo tras él. Esta circunstancia produce víctimas inocentes que simplemente estaban en el peor lugar en el peor momento.

Esto nos lleva a que también debemos considerar el modificar la posición de tiro y elegir cuidadosamente el momento del disparo. Haciendo que la trayectoria no coincida con esos lugares donde no quiero impactar.

seguridad-5

En el ámbito militar, donde las municiones son más proclives a la sobrepenetración. Esto cobra gran importancia cuando, en una simple vivienda, encontramos elementos como conducciones de gas, botellas de butano o termos de agua, que pueden verter decenas de litros de agua hirviendo, por no decir si se está operando en una zona industrial. Donde la abundancia de contenedores a alta presión, productos químicos y combustibles líquidos o gaseosos es notable.

En el campo de tiro

Pero no solo ha de observarse esta regla de seguridad en acciones reales. En el campo de entrenamiento, también hemos de prestarle atención. Un rebote provocado por un disparo cercano sobre piedras u otros elementos duros pueden provocar serias heridas.