Precisión-Imagen-Principal

PRECISIÓN, CONSISTENCIA Y EXACTITUD

Aplicación del concepto de MOA

No se puede tener exactitud sino se es preciso, no se puede tener precisión sino se es consistente.

Tirador camuflado

Precisión

En el anterior artículo de esta serie dedicada a la aplicación del concepto de MOA “Medir la precisión”. Hemos definido y medido la precisión, según la distancia a la que se realizan los disparos de prueba. Para ello, tomamos un MOA como referencia mínima a tener en cuenta en la mayoría de los casos.

En demasiadas ocasiones los tiradores noveles no son capaces de valorar la precisión de un arma y su munición si un grupo o grupos de disparos no están próximos al centro del blanco utilizado. A veces, incluso a pesar de estar frente a una agrupación Sub-MOA realmente precisa y no fácilmente alcanzable; a no ser tras un duro y constante entrenamiento con el arma.

Precisión-Imagen-2

Es necesario saber (cuando valoramos un arma o su munición) que el cañón de su arma, aún pareciendo idéntico al de otra arma del mismo fabricante y modelo, es algo único y diferente a los demás. Esto es debido a los desgastes producidos por el uso, a los minúsculos defectos de fabricación, etc.

Una munición que se comporta perfectamente en un arma, no tiene porque hacerlo de la misma forma en otra de similares características.

Esa es la razón por lo que los fabricantes de armas de primer nivel ofrecen a sus clientes, tras una prueba en fábrica, un listado de municiones indicando las más idóneas para su arma en el momento que lo solicitan.

Rifles precisos

La búsqueda de la mejor relación cañón/munición no cesa nunca en un tirador de precisión debido al siempre cambiante estado de desgaste de los cañones.

 

Consistencia

Una vez hemos dado con una munición que saca el mejor rendimiento a nuestro cañón, es la acción del tirador sobre el arma y su conocimiento de la técnica de tiro, la única barrera que le separa del éxito.

Cuando un tirador domina estás técnicas de tiro, la influencia de los factores externos como temperatura, velocidad y dirección (o direcciones del viento), incidencia de la luz ambiental, presión atmosférica… e incluso su estado de ánimo o ansiedad. Entonces, éste, es capaz de repetir los resultados una y otra vez, convirtiéndose en un tirador consistente.

Exactitud

Una de las mejores herramientas para lograr hacer tiros consistentes es una libreta de tiro en la que anotar datos relevantes como condiciones ambientales, municiones, etc.

 

Exactitud

Cuando un tirador se equipa con un arma precisa, sólo de él depende el resultado de sus disparos. Tras largas y pacientes horas de entrenamiento en seco y en el campo de tiro, con un entrenamiento metódico, se alcanza la habilidad de ser un tirador consistente.

Es entonces cuando se puede trabajar la exactitud. Para ello solo hay que llevar los grupos de impactos a la zona de máxima puntuación de su blanco. Es decir, debe hacer coincidir el centro de sus impactos con el centro de su blanco. Si ha leído nuestros anteriores artículos sobre Corrección de visores y Medir la precisión sabrá cómo hacerlo.

Cuando consiga agrupaciones de MOA o incluso menores, las llamadas agrupaciones Sub-MOA. Y además el centro de las mismas coincida con el centro de la zona en la que usted quiere impactar, podrá decir que su tiro es exacto.

Diana o blanco

 

Puesta a cero

En este apartado le hablamos de poner a cero su arma a una distancia determinada. Esto es lograr hacer un tiro consistente y preciso sobre una referencia de puntería. Una vez conseguido, lo más habitual es colocar las indicaciones de las torretas de su visor justo en su comienzo, en el “cero”. Lo que servirá de referencia para la elaboración de sus propias tablas de tiro a diferentes distancias. O incluso para la corrección en deriva según velocidad y dirección del viento. De esta forma se consigue tiros exactos a diferentes distancias.

Dale Arenson

Dale Arenson, posando junto a su récord mundial. Una agrupación de 2,178 pulgadas ha conseguido a 1000 yardas.