• Posturas de tiro de combate

POSTURAS DE TIRO DE COMBATE CON FUSIL DE ASALTO

Generalidades

Las armas largas son cada vez más usadas por unidades policiales, que convierten el fusil de asalto en su arma principal en muchos de los servicios prestados. Ni que decir tiene que en el ámbito militar así lo es desde hace décadas, siendo éste el único arma portátil del Operador en la mayoría de las ocasiones. Aunque la escopeta, como arma larga de dotación está también muy extendida. En este Blog de Zona Táctica pretendemos realizar un repaso a las diversas posturas de tiro de combate con fusil de asalto que posteriormente podremos utilizar en ejercicios de entrenamiento de tiro táctico.

Posturas-de-tiro-1

Entrenamiento de tiro de combate con fusil de asalto

La superior precisión de los fusiles de asalto respecto de las armas cortas, lleva a pensar demasiadas veces, que la instrucción de tiro con arma larga es más sencilla que la del arma corta. El motivo de esto es que los resultados aparentemente son mejores a medias distancias, debido a una mayor distancia entre miras, el uso de visores, la reducción del área de oscilación motivada por los diferentes puntos de apoyo del arma sobre el cuerpo del tirador o sobre elementos externos, entre otros.

Posturas-de-tiro-2

Centro de impactos

El principal objetivo para el tirador y el mayor desafío para el instructor, es que este mantenga o superponga una y otra vez el centro de impactos al repetir un mismo ejercicio de tiro. Es decir, llegar a ser “consistente” para lograr el disparo perfecto.

Lograr que el centro de impactos en la repetición de un mismo ejercicio de tiro se mantenga en el mismo punto (o muy próximo a este) es la señal de que el tirador está haciendo las cosas consistentemente. 

Dicho de otro modo, el Operador a la hora de hacer dos o más grupos de impactos, adopta la posición y la postura de tiro empleando la misma técnica, agarra el arma con la misma fuerza y por supuesto mantiene la misma puntería. Un buen control del disparador junto al dominio de la respiración harán el resto para conseguir agrupaciones de impactos cerradas y superpuestas unas a otras.

La incapacidad de repetir exactamente una postura de tiro, modificará las otras variables de posición, agarre y puntería. De modo que, el resultado será la obtención de grupos de impactos cuyo centro variará caprichosamente alrededor del blanco.

Es necesario que cada postura de tiro se entrene hasta que pueda adoptarse consistentemente sin ninguna variación.

Posturas-de-tiro-3

Armas iguales para hombres diferentes

A pesar de que en futuros artículos nos centraremos en describir las posturas de tiro de combate más utilizadas por los Operadores, hemos de tener en cuenta un factor importante.

En la mayoría de las ocasiones trabajaremos con armas con una nula capacidad de adaptación ergonómica, sin embargo cada tirador tiene una diferente complexión (diferente longitud de brazos y cuello, anchura de hombros, estatura…) que hacen que se deban individualizar tales posturas de tiro, en lugar de intentar forzarlas demasiado, aunque las modificaciones deberán ser mínimas.

Si su arma tiene capacidad de regulación tanto en longitud como en otros aspectos ergonómicos adáptela de modo que no modifique la postura de tiro dada como ideal.

Posturas-de-tiro-4

Posturas de tiro de combate con fusil de asalto

La postura de tiro adoptada debe hacer que el cuerpo del tirador se convierta en una plataforma que apoya y dirige el arma pero además sea capaz de absorber la energía del retroceso del arma para realizar disparos continuados sin pérdida de precisión y sin aumento del tiempo requerido para reiterarlos.

Cada postura de tiro tiene tres elementos básicos: La relajación muscular adecuada, el apoyo óseo y la adquisición del punto natural de puntería. 

Una adecuada relajación muscular en los entrenamientos de tiro aportará grandes resultados en los grupos disparados y nos ayudará a mejorar las habilidades como tiradores ya que la tensión muscular, irremediablemente transmitirá movimientos indeseados al arma. Pero en un enfrentamiento armado la tensión muscular será muy difícil de relajar en situaciones de estrés, lo que da como resultado una pérdida de precisión en los disparos. Esto obliga a minimizar la intervención muscular en la postura de tiro en favor de maximizar el apoyo óseo.

Posturas-de-tiro-5

El apoyo óseo reducirá la fatiga muscular del tirador y minimizará la transmisión de fuerzas negativas e incontroladas al arma. A mayor apoyo del peso del arma sobre la estructura ósea del tirador, menor intervención muscular y por lo tanto menor fatiga y movimiento. La estructura ósea del tirador será la que dé estabilidad a la postura de tiro durante periodos de tiempo mas o menos largos.

Cuando es adoptada una postura optima de tiro y el tirador mira a través de los elementos de puntería del arma descubre cual es su punto natural de puntería. 

Ahora, hay que hacer coincidir el punto de punto natural de puntería con el punto de referencia en el blanco sin modificar la postura de tiro. Esto se consigue girando sobre un eje para variar la posición de tiro, es decir, girando todo el cuerpo en conjunto sobre un único eje para mantener la postura deseada y hacer puntería sin modificar la postura ideal.

Posturas-de-tiro-6

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

PORTACARGADOR SIMPLE G36

CORREA PORTAFUSIL 1 | 2 PUNTOS

PAÑUELO MULTIFUNCIONAL CONDOR

POST RECOMENDADOS

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS