POSTURA DE TIRO TENDIDO SIN APOYO CON FUSIL DE ASALTO

Buscando la eficacia a distancias medias V

Finalizamos esta serie de artículos con la que en Zona Táctica hemos repasado diferentes posturas de tiro que son habitualmente requeridas para el entrenamiento con Ejercicios tipo que periódicamente ofrecemos a nuestros lectores y que en ocasiones demandan la colocación reiterada de impactos a medias distancias con cierto nivel de exigencia.

Postura-tendido-sin-apoyo-1

Postura de tiro tendido con fusil de asalto

En el artículo en el que describíamos la postura de tiro de tendido con apoyo decíamos que la postura de tendido podría ser considerada como una postura primaria o secundaria en función del  tipo de Operador que la emplee, independientemente de si esta es con apoyo del arma en algún elemento auxiliar ad hoc o sin este.

En el caso concreto de la postura de tiro sin apoyo con fusil de asalto la consideraremos como una postura de tiro secundaria, entendiendo que las mayores prestaciones de la misma se obtienen al apoyar el arma en un elemento inerte aunque sea la base del cargador sobre el suelo.

El uso del brazo correspondiente a la mano débil o brazo de apoyo como elemento estabilizador del arma es, a todas luces, menos consistente y eficaz que el empleo de elementos auxiliares para tal fin.

La aparición de la fatiga hará mella en la precisión de los disparos tanto en escenarios que requieran un alto nivel de dinamismo como aquellos en los que las largas esperas para la realización de un disparo preciso mermen la capacidad de disparar con precisión al Operador.

Una postura que suele utilizarse en casos extremos en los que no se dispone de ninguna otra alternativa. Por ejemplo durante un avance de Operadores militares en campo abierto donde el Operador no permanecerá más que unos pocos segundos en la posición de tiro sin tiempo para preparar un buen apoyo del arma. Ello no significa que no deba de entrenarse convenientemente esta postura de tiro conocida por ser utilizada en ciertas modalidades de tiro deportivo.

Postura de tiro tendido con fusil de asalto

Postura de tiro tendido con fusil de asalto. Colocación del cuerpo en relación al apoyo del arma.

La colocación del cuerpo del Operador, decíamos en el anterior artículo, guarda una estrecha relación con el apoyo sobre el que se sustenta el peso del arma. La postura debe buscar maximizar el apoyo óseo y minimizar la intervención muscular para evitar transferir movimientos negativos al arma. Cuando el Operador solo dispone de su brazo de apoyo como elemento para sustentar el peso del arma, su óptima colocación es vital, tanto que tiene una seria influencia en el resto de cuerpo para poder propiciarla con garantías.

Cuando estudiamos la postura de tiro con apoyo, vemos como el tirador utiliza una postura alineada con el arma que no es del todo posible cuando se usa solo el brazo de apoyo para sostenerla; de modo que el tirador debe colocarse formando un cierto ángulo con la dirección de sus disparos.

Colocación del cuerpo en relación al apoyo del arma

Postura de tiro tendido sin apoyo. Tren superior.

La culata apoya sobre la parte superior del hombro correspondiente a la mano fuerte de forma ideal en un punto cercano al cuello de modo que la cabeza del tirador apoya directamente en la culata del arma con un contacto consistente con la mejilla y sin demasiada torsión del mismo para buscar los elementos de puntería, lo que ayuda a una mayor relajación muscular.

El codo del brazo fuerte está colocado lo más cercano al eje del arma de forma que la articulación del hombro sujeta lateralmente la culata del arma en un punto cercano a la cantonera. Esto ayuda a la consistencia evitando movimientos en deriva y a que la culata no se desplace demasiado hacia abajo por el propio peso de la cabeza del tirador tras cada movimiento provocado por el retroceso de los disparos, aunque en ocasiones esto es algo complicado debido al uso de chalecos de protección.

Postura de tiro tendido sin apoyo

El codo del brazo de apoyo debe quedar bajo el eje del arma o lo más próximo posible a este procurando el tantas veces nombrado apoyo óseo. De modo que se minimicen los movimientos oscilantes provocados por la fatiga. Una mala colocación del codo, implica que el peso del arma quedará en manos de un bíceps más o menos contraído que terminará por aportar una gran cantidad de movimiento al arma. Además de la inconsistencia derivada de la dificultad de no adoptar siempre la misma postura y la misma presión para sujetarla.

La muñeca de la mano de apoyo debe quedar flexionada, de modo que el guardamano quede apoyado en el inicio de la palma de la mano transfiriendo el peso a cúbito y radio. Los dedos abrazan el guardamano para añadir masa por su parte superior, minimizando la relevación del arma; así como su desplazamiento a lo largo del guardamano. La colocación de la mano debe ser siempre en el mismo punto para que permita adoptar siempre la misma postura.

Pretender hacer este agarre del arma manteniendo la cintura escapular perpendicular al eje del fusil, además de incomoda, es tarea casi imposible. Este es el motivo por el cual el resto del cuerpo debe adecuarse a ello.

Postura-tendido-sin-apoyo-5

Postura de tiro tendido sin apoyo. Tren inferior.

El tren inferior, será utilizado para favorecer la colocación del tronco. Para conseguir la consistencia debe mantener su eje (columna vertebral) perpendicular a la línea imaginaria que une ambos hombros lo que da la característica angulación de esta postura respecto al eje del arma.

La respiración influye notablemente en la puntería ya que el apoyo de la cantonera en los hombros modificará la elevación del arma en función del volumen de aire que exista en la caja torácica. También influye la presión sanguínea tanto de la vena cava inferior como de la arteria aorta y sus ramificaciones en la zona abdominal. Para minimizar su influencia es necesario separarlas del suelo, lo que se consigue flexionando la pierna correspondiente a la mano fuerte procurando como puntos de contacto con el suelo la cresta iliaca del lado contrario y la parte inferior de la pierna flexionada, cara interna de la rodilla, tobillo y pie.

Un pequeño test de comprobación de la postura de tiro es la de respirar profundamente y comprobar que el movimiento de los elementos de puntería es perfectamente vertical. Esto significa que no se está ejerciendo ninguna fuerza negativa al arma, solo se está sujetando.

Una vez adoptada la postura y para hacer coincidir el punto natural de puntería con la referencia sobre el blanco, la postura debe pivotar usando el codo del brazo de apoyo como eje de todo el conjunto.

Postura-tendido-sin-apoyo-6

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

CORREA PORTAFUSIL 2 PUNTOS

CHAQUETA CONDOR SUMMIT

EXTENSOR CORREA PORTAFUSIL

POST RECOMENDADOS

The Box Drill
The Burner Drill

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS