• Postura de tiro sentado

POSTURA DE TIRO SENTADO CON FUSIL DE ASALTO

Buscando la eficacia a distancias medias III

En artículos anteriores hemos repasado posturas de tiro primarias acompañadas de una o varias opciones secundarias como era la Offhand Position o la Double Kneeling en el caso de las posturas de tiro en pie y rodilla en tierra respectivamente. En esta ocasión no hablaremos de posturas de tiro primarias y secundarias ya que las tres variantes de la postura de tiro sentado con fusil de asalto que describiremos son posturas secundarias por naturaleza para los tiradores de estamentos militares o policiales.

Las posturas de tiro que detallaremos son las de sentado con piernas abiertas, sentado con piernas cruzadas y sentado con tobillos cruzados.

Postura-de-tiro-sentado-1

Postura de tiro sentado con fusil de asalto.

El uso de estas posturas de tiro suele realizarse durante largas esperas o acechos, en posiciones de tiro ocultas o para aprovechar la estabilidad de ciertos elementos del entorno y en disparos en los que el tirador se aposta buscando comodidad en terrenos inclinados hacia abajo.

A pesar de tratarse de posturas secundarias, cada una de ellas necesitara de los 3 elementos básicos: Una relajación muscular adecuada, apoyo óseo y la adquisición del punto natural de puntería.

La diferencia entre posturas es básicamente la colocación de las piernas, esto es, la colocación del tren inferior que será la base que sustenta la postura y que tendrá 2 o 3 puntos de apoyo sobre el suelo teniendo cierta influencia sobre la colocación del tren superior que busca el máximo apoyo óseo.

Postura-de-tiro-sentado-2

Postura de tiro sentado con fusil de asalto. Tren superior.

La colocación de la base de la postura tiene cierta incidencia en la colocación del torso y el tren superior del Operador, que procurará siempre que quede tras el arma la máxima cantidad de masa como sea posible, es decir, del cuerpo del tirador para contraponerse a las fuerzas del retroceso. Para ello el torso estará inclinado hacia adelante procurando el mejor apoyo oseo del brazo correspondiente a la mano débil.

El apoyo del codo deberá quedar bajo el arma, tanto como se pueda, procurando no transmitir fuerzas laterales. Lo ideal es que ambos codos queden bloqueados por delante y dentro de las rodillas, no sobre ellas ya que de este modo se desplazarán de su ubicación a cada disparo debido al retroceso del arma.

El Operador debe procurar un apoyo de los codos que permita que los hombros queden nivelados a la misma altura, evitando así el canteo del arma.

La mano de apoyo servirá para controlar la inclinación del arma según se coloque mas o menos adelantada en el guardamanos en la búsqueda de que el punto natural de puntería coincida con el blanco. La mano débil intervendrá lo menos posible como apoyo de modo que el arma debe apoyar en la superficie osea de la palma, justo en la prolongación del brazo. El agarre servirá para el control de la reelevación del arma.

Postura-de-tiro-sentado-3

La colocación de la culata es similar a lo descrito en artículos anteriores procurando hacerlo lo mas cerca del cuello para ayudar a colocar la cabeza de un modo natural tras los elementos de puntería y usando la presión firme y constante de la mejilla en la culata como elemento de control del arma.

Una vez chequeado el punto natural de puntería, la altura se corrige con la colocación de la mano débil sobre el guardamanos como hemos dicho anteriormente, corrigiendo la deriva rotando sobre el coxis.

Postura de tiro sentado con fusil de asalto. Variante con piernas abiertas.

La posición de sentado con piernas abiertas es la variante mas estable de todas, el motivo de ello es que tiene 3 puntos de apoyo que forman un triangulo isósceles de altura y base variable en función del grado de extensión y separación que se de a las piernas.

En terrenos inclinados, además permite un afianzamiento muy eficaz de la base de dicho triangulo siempre y cuando el tirador pueda clavar firmemente los talones de ambos pies, en caso contrario puede contar con el apoyo de toda la superficie de la suela del calzado.

Postura-de-tiro-sentado-4

La postura ideal sugiere que la separación de los pies sea semejante a la de los hombros para permitir un adecuado apoyo de ambos codos sobre la cara interior de las piernas aunque se puede alargar la base del triangulo separando los pies y compensando con la flexión de las piernas, variando así también el punto natural de puntería.

En cualquier caso, la musculatura de las piernas debe quedar relajada procurando también que la postura no tense los músculos abdominales, lumbares e intercostales.

Postura de tiro sentado con fusil de asalto. Variante con piernas cruzadas.

Esta variante de tiro sentado es un poco menos estable que la anterior, ya que el triangulo formado por ambos pies y los glúteos tiene unos lados muy cortos al quedar los talones de los pies muy recogidos, además, los puntos de apoyo de los pies presentan muy poca superficie de contacto con el terreno.

Suele usarse para situarse tras abrigos para el tirador o apoyos para el arma que no permiten la extensión de las piernas. La perdida de superficie de la base de la postura se compensa con el apoyo del arma sobre dicho elemento auxiliar, que puede incluso ser un compañero.

Postura-de-tiro-sentado-5

Cuando no se dispone de un apoyo auxiliar, los codos se colocaran en el interior de los muslos para procurar sostener el arma sin ofrecer fuerzas laterales.

Postura-de-tiro-sentado-5-bis

Postura de tiro sentado con fusil de asalto. Variante con tobillos cruzados.

Esta es la variante menos utilizada, ya que es la menos estable. Podríamos decir que es una variante de la anterior en la que se extienden las piernas. Esto supone la perdida de un punto de apoyo ya que la base del triangulo se estrecha tanto que se considera un único punto de apoyo cuya superficie de contacto es mucho menor que la que ofrecen ambos glúteos del tirador.

Postura-de-tiro-sentado-6

En las variantes anteriores, por regla general, será la pierna correspondiente a la mano fuerte la que quede debajo en ambos casos aunque el terrero y la estabilidad de la postura son las que mandan. Si el tirador encuentra un mejor apoyo oseo cruzando las piernas al revés debería optar por esa posibilidad.

En ambos casos también, la altura de la puntería se corrige abriendo o cerrando las piernas, que incluso pueden llegar a abrazarse pegando las rodillas al pecho, y la deriva se corrige girando todo el conjunto sobre el coxis.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

PANEL HORIZONTAL PORTACARGADORES

PANEL FRONTAL DESMONTABLE

PORTACARGADOR DE FUSIL CLAWGEAR

POST RECOMENDADOS

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN DE NOTICIAS