paul howe principal

COMBAT SHOOTING AND TACTICS

Consejos de Paul Howe

Paul Howe es un instructor de formación para situaciones de alto riesgo para policías, miembros de las fuerzas armadas y estamentos de seguridad estadounidenses. Ha sido instructor de Unidades de Operaciones Especiales del Ejército de los EEUU, donde impartía sus conocimientos fruto de sus experiencias en combate. La mas famosa, la que dio origen a la película Blackhawk derribado.

Consideraciones sobre tiro táctico de Paul Howe

Una vez retirado, creó CSAT (Combat Shooting and Tactics) en el año 2000, una empresa dedicada a la formación.

Paul Howe Consejos

Desde estas líneas queremos comentarle brevemente cada uno de los 7 consejos que habitualmente imparte como fruto de su larga experiencia como Operador Táctico y que hemos materializado como título de cada uno de los párrafos.

1. La precisión tiene preferencia sobre la velocidad

Recuerde aquella máxima que decía que en un ambiente de combate CQB…

Lo que no impacta donde quiero, impacta donde no quiero.

Si esto puede suponer que una operación llevada a cabo por profesionales acabe mal, imagínese en un enfrentamiento en el que usted lucha por su vida o por defender la de su familia.

Debe ser consciente de hacia dónde apunta su arma cada vez que apriete el disparador. Sea exquisito cada vez que lo haga.

Paul Howe "Precisión"

2. La velocidad es la economía de movimientos

Un tirador poco instruido en el combate a corta distancia o en espacios reducidos tiende a realizar movimientos explosivos a la hora de dirigir su arma hacia el blanco. Esto provoca errores, bien en cuanto a la precisión obtenida, bien en cuanto al tiempo de respuesta.

Es decir, si mueve el arma demasiado rápido, llegará inestable y necesitará un tiempo para estabilizar tanto su arma como su postura de tiro. De otro modo, si no se estabiliza lo suficiente y se produce el disparo, éste será ciertamente impreciso.

Sea cual sea la causa, imprecisión o falta de velocidad, el resultado no será el que usted espera. Practique en seco lo suficiente como para realizar movimientos limpios y adquirir las destrezas que le lleven a realizar gestos que realmente serán tan rápidos y efectivos como los que necesita en esa situación de enfrentamiento armado. Y recuerde…

Lo lento es suave, lo suave es rápido.

3. La velocidad viene con la práctica (si practica para ser rápido)

La práctica y el entrenamiento constantes son la clave. La velocidad es fruto de gestos no erráticos.

Manténgalo sencillo.  Según la Ley de Hick tener demasiadas opciones hará que tenga que escoger qué hacer o usar en tal o cual situación.

No tendrá tiempo de pararse a pensar. Entrene la opción más sencilla y una vez la domine, imprímale velocidad; si se mantiene eficaz, entonces continúe entrenando con asiduidad hasta que se convierta en un gesto natural.

Lo sencillo es lo que mejor funciona.

4. Deje a las miras dictar la velocidad de tiro

Será el tamaño y la distancia al objetivo lo que determine la velocidad en la consecución de los disparos. Por supuesto, el escenario en el que nos encontremos también jugará un papel importantísimo.

Si somos conscientes de lo explicado en el primer punto, veremos qué son las miras y  nuestra capacidad para mantenerlas sobre el objetivo quien realmente dictará la velocidad en nuestros disparos, que obviamente deben ser precisos.

De otra forma, nuestras balas no harán el trabajo. O peor aún, harán lo que no queramos que hagan.

importancia de las miras, según Paul Howe

5. Debe aprender qué es una aceptable imagen de las miras y control de disparador para un tiro eficaz

En determinadas ocasiones, no es necesaria una imagen de miras perfecta, bien por la distancia, bien por el tamaño del objetivo. Un tiro dirigido quizá sea suficiente para salvar la situación. A distancias de contacto quizá un tiro instintivo sea la mejor opción.

Lo ideal es hacer un uso eficaz de la imagen de las miras. También comprobar con ello que hacemos un correcto control del disparador. Es decir, que no varía esa imagen según lo presionamos.

Paul Howe control del disparador

6. Dispare uno cada vez

Técnicas de disparo mal entendidas como por ejemplo el doble-tap, unidas a sistemas de entrenamiento ineficaces hacen que se desvirtúe peligrosamente el propósito de éstas.

En demasiadas ocasiones me encuentro con tiradores que dicen no apuntar el segundo disparo de una serie. Y compruebo que no solo es cierto sino que apenas apuntan el primero.

Si añadimos estas nefastas habilidades a una situación de estrés, el resultado no será demasiado bueno.

Sea consciente y domine cada uno de sus disparos. Hágalo con precisión y entrene lo suficiente como para hacerlo con fluidez. Entonces, además de preciso será rápido.

Paul Howe

7. Cuando todo falla… alinee las miras y apriete el disparador

En ocasiones todo aquello que realizamos sin problemas en el campo de tiro, parece no funcionar en un enfrentamiento. Si le ocurre esto, es demasiado tarde para entrenar y preparar ese momento, ya está ocurriendo.

El motivo quizá sea que es víctima de un alto nivel estrés. Su visión, sus pulsaciones e incluso su capacidad de percibir lo que ocurre se han visto alteradas.

Paul Howe, en sus cursos aconseja lo siguiente:

Respire tácticamente, recupere el control, alinee las miras y obtendrá disparos sólidos y precisos que acabarán con la situación.

Paul Howe, un último consejo

Recuerde:

1. La precisión tiene preferencia sobre la velocidad.

2. La velocidad es la economía de movimientos.

3. La velocidad viene con la práctica (si practica para ser rápido).

4. Deje a las miras dictar la velocidad de tiro.

5. Aprenda cual es una aceptable imagen de las miras y control de disparador para un tiro eficaz.

6. Dispare uno cada vez.

7. Cuando todo falla… alinee las miras y apriete el disparador.