evaluación primaria

EVALUACIÓN PRIMARIA

Exploración de la consciencia y constantes vitales

Una vez realizadas las acciones para proteger al herido y avisar a los servicios de urgencia o evacuación sanitaria debemos proceder a socorrer a la víctima. Para ello lo primero es la realización de una evaluación primaria de la víctima. 

 

caída de bicicleta

En la Evaluación Primaria se hará una exploración de la consciencia, la respiración y el pulso de la víctima, se buscarán posibles hemorragias. Siempre en este orden.

 

evaluación primaria

Exploración de la consciencia

Con la primera aproximación a una víctima el socorrista intentará averiguar si la víctima está o no consciente, es lo que llamamos exploración de la consciencia.

Una víctima que está consciente responde a las llamadas de quien le atiende, le mira, le habla, se queja e incluso se mueve. Sabe que le ha pasado y pide ayuda. Significa que su vía aérea está abierta, respira y existe circulación sanguínea. Al menos de momento mantiene las constantes vitales.

Si es una víctima aislada procederemos con una evaluación secundaria, buscando síntomas de alguna lesión. Si hay más de una víctima hay que hacer una Evaluación primaria de cada una de ellas.

Pasos para evaluación primaria

Víctima consciente

Si una víctima responde a preguntas tales como, ¿Qué le pasa? ¿Me oye? ¿Se encuentra bien?, evidentemente está consciente.

Si no responde quizá sea porque no puede. Observe sus reacciones ante un pellizco en la axila o en el trapecio, si no hay quejidos, apertura de ojos o movimientos de cabeza la victima esta inconsciente.

Víctima inconsciente

Una víctima inconsciente, como sabemos, no responde ni se queja. Hay que averiguar si respira y tiene pulso. Un desmayo o una conmoción cerebral tras un golpe puede haber sido la causa. Hay que colocar a la víctima en posición lateral de seguridad, esto evitará la obstrucción de la vía aérea a causa de vómito o la retracción de la lengua.

Si no respira ni tiene pulso iniciaremos las maniobras de SVB (Soporte Vital Básico) como veremos más adelante en este Blog. Existe una parada cardio-respiratoria. Necesita ayuda urgente.

En caso de parada cardio-respiratoria, los órganos del cuerpo están siempre en grave peligro, pero no mueren de inmediato. Incluso el cerebro puede aguantar unos minutos en esa situación.

Puede darse la circunstancia de que no exista respiración, pero si circulación (no al revés). Es decir, la víctima no respira, pero tiene pulso.

En la mayoría de los casos es por una obstrucción de la vía aérea que se suele producir por la relajación de la musculatura que incluye a la propia lengua que cae hacia atrás suponiendo un grave riesgo vital.

Una sencilla maniobra de tracción mandibular o la maniobra frente-mentón es suficiente para permitir el flujo de aire. En muchos casos el inicio de la respiración es espontáneo.

Maniobra frente-mentón

Maniobra frente-mentón

 

El ABC de la evaluación primaria

Con ello se pretende descubrir si existe amenaza vital, averiguar si es necesaria la asistencia médica urgente y discernir prioridades para intentar atender a todas las víctimas en caso de haberlas.

Este ABC es un acuerdo internacional que permite recordar fácilmente las prioridades y el orden de factores a evaluar.

A saber:

A: Aire, vía aérea. ¿Entra aire? ¿Puede entrar?

B: Breathing, respiración. ¿Respira?

C: Corazón, circulación, ¿Tiene pulso? ¿Sangra?

 

Además, se comprueba el funcionamiento del Sistema Nervioso.

La secuencia ABC consiste en lograr y mantener abierta la vía aérea, mantener o sustituir la respiración y mantener o sustituir la circulación.

Exploración de la función respiratoria

Para averiguar si la víctima respira adecuadamente se puede hacer de tres maneras: Viendo, oyendo y sintiendo.

Viendo el movimiento del pecho, la caja torácica debe expandirse y comprimirse de forma natural. Un color amoratado de la víctima (cianosis), sobre todo los labios y las uñas es signo de que existe un problema en la función respiratoria.

Oyendo el paso del aire por la boca y la nariz.

Sintiendo el movimiento del pecho y/o el aire en nuestra propia mejilla.

 

La parada respiratoria lleva rápidamente a la situación de parada cardíaca.

Exploración de la circulación

Determinar si existe pulso o no, es suficiente con identificar el pulso carotideo, es decir en la arteria carótida (cuello). Si tratamos con personal obeso, podemos intentar verificarlo en la arteria humeral (interior de la articulación del codo).

Comprobación del pulso

 

Debemos verificar si el pulso es rítmico y regular, además de su frecuencia.

Si no existe pulso, la víctima está en parada cardio-respiratoria, hay que realizar maniobras de SVB.