Evaluación de las hemorragias

EVALUACIÓN DE LAS HEMORRAGIAS

Shock hemorrágico o hipovolémico

Una hemorragia es una salida de sangre de los vasos sanguíneos, durante la evaluación de la victima hay que prestarle ciertas atenciones, especialmente si lo hace en grandes cantidades. En el Blog de Zona Táctica vamos a clasificar este tipo de heridas para que usted pueda realizar  una evaluación de las hemorragias de manera correcta. 

Una víctima cuyas heridas presentan una abundante hemorragia puede perder el conocimiento en cuestión de minutos y entrar en parada cardiorrespiratoria. 

Hemorragia

Evaluación de las hemorragias. Según el destino final de la sangre 

Hemorragias externas: 

Son aquellas en las que la sangre sale a través de una herida abierta. Las hemorragias más  habituales se producen las extremidades ya que son las partes del cuerpo mas expuestas a traumatismos o accidentes y porque las arterias pasan de forma más superficial.

Hemorragias internas: 

Son aquellas que se producen en el interior del organismo, sin salida al exterior. De este modo la sangre no se ve, se pueden detectar al observar síntomas de shock en la víctima.

Hemorragias exteriorizadas:

Son aquellas hemorragias que siendo internas salen al exterior a través de un orificio natural del cuerpo: oído, nariz, boca, ano o genitales.

Tipos de hemorragias

Evaluación de las hemorragias. Según el tipo de vaso sanguíneo seccionado

Hemorragia arterial: 

La sangre sale de una artería y presenta un color rojo intenso, con flujo intermitente y gran presión devido a que proviene directamente del corazón. Son extremadamente peligrosas por la gran pérdida de sangre que presentan. 

Hemorragia venosa: 

La sangre sale de una vena y presenta un color rojo oscura, con flujo continuo. Esto es debido a que la sangre proviene de órganos y tegidos donde ya ha intercambiado el oxigeno que es el que le da el color mas vivo.

Hemorragia capilar:

Son las mas comunes y, a su vez, las menos peligrosas. Son superficiales y es poca la cantidad de sangre que víctima suele perder debido al menor calibre de estos vasos.

La gravedad de un herido con hemorragia dependerá de la velocidad con que se pierde la sangre, además del volumen sanguíneo perdido.

Consecuencias de la pérdida de volumen sanguíneo. Shock hipovolémico

La pérdida de sangre provocada por una hemorragia puede derivar en un shock hipovolémico y si no es atendida de manera adecuada puede derivar en una parada cardiorrespiratoria y, finalmente, en la muerte. Los síntomas del shock hipovolémico son:

  • Alteración de la consciencia: mareo, confusión.
  • Estado nervioso.
  • Pulso rápido y débil.
  • Respiración rápida y superficial.
  • Palidez de mucosas.
  • Sudoración fría y pegajosa.

Hemorragias-3

Un adulto posee en su cuerpo 5 litros de sangre, si usted acude a un centro médico a donar sangre le extraerán aproximadamente 0,5 litros. Con  una pérdida de 1,5 litros, la víctima se sentirá débil, sedienta y ansiosa, además comenzará a respirar rápidamente debido a la necesidad de oxigenación de los tegidos. Pasados los 2 litros de sangre perdidos, la sensación pasa al mareo, la confusión y finalmente, la inconsciencia. 

En la situación más extrema la pérdida de la consciencia puede ocurrir en tan solo unos segundos de hemorragia.

Hemorragias-4

Los supervivientes a un shock hemorrágico describen diferentes sensaciones que van desde el miedo a la relativa calma. En gran parte esto depende de lo graves que sean sus heridas. Si una víctima, tras sufrir un accidente, se corta la arteria aorta, morirá en muy poco tiempo. Sin embargo, si se trata de una arteria o vena mas pequeña, el proceso puede tardar horas.