doble-tap como disciplina de tiro

DOBLE-TAP VS PARES CONTROLADOS I

El secreto está en las miras.

Desde hace ya bastantes años, hemos incorporado una técnica que muchos denominan como el Doble-Tap. Consiste en dos impactos casi simultáneos normalmente en el centro de masas del agresor.

Este concepto del Doble-Tap entró en España de mano de los soldados destinados en las Bases americanas de la OTAN. Los mismos que importaron el IPSC a nuestro territorio.

En ocasiones esta técnica es necesaria debido al poco poder de parada de ciertas municiones. Como las balas encamisadas reglamentarias que viajan a gran velocidad y ceden poca energía al blanco causando sobrepenetraciones.

técnica doble-tap

 

Conozcamos un poco mas del Doble-Tap, de los pares controlados y cómo dominarlos con un entrenamiento sencillo.

Doble-Tap. Seguimiento de las miras

Muchos tiradores que dominan los aspectos básicos del tiro tienen problemas de control del arma cuando necesitan realizar secuencias de tiro rápidas. Es decir, no dominan la transición de un disparo al siguiente.

Una vez que la postura de tiro y el empuñamiento son los adecuados para absorber el retroceso del arma, solo queda dominar el movimiento de los elementos de puntería. Mantener una adecuada visión de las miras tiro tras tiro, a pesar de ese movimiento, es el llamado seguimiento de las miras.

seguimiento de las miras

Visión de las miras

Para aislar ese seguimiento de las miras durante el entrenamiento, debemos prestar atención a éstas olvidándonos completamente del resultado de nuestros disparos. Es decir, intentar no mirar por encima del arma, enfocando el blanco para ver los impactos entre disparo y disparo. Para ello, dispare al espaldón de su campo de tiro, y no a un blanco. Cuanto más lejos de éste esté, menos tentación de buscar el resultado.

Con el cargador o el cilindro de su arma completamente cargado y un perfecto alineamiento de sus miras (enrasamiento y luces) y, como decimos, sin apuntar a nada en particular, dispare cuidadosamente prestando atención al recorrido del arco descrito por el punto de mira.

Realinee el punto de mira con el alza con un buen enrasamiento, unas luces correctas y dispare de nuevo rápidamente.

Preste atención al comportamiento del arma durante el disparo. Y asegúrese de no modificar el empuñamiento, ni el contacto con el dedo en el disparador entre disparo y disparo. Recuerde que el dedo no debe perder el contacto con el disparador en ningún momento.

Mire el punto de mira y no se preocupe por el resultado de sus disparos. Simplemente sienta el movimiento del arma y cómo se repite el alineamiento de sus miras tras cada disparo, en un ciclo que usted comenzará a dominar. El disparo, el retroceso y el siguiente disparo conectan entre sí, dando lugar a secuencias de tiro.

Cuando se sienta cómodo con este proceso, estará realizando un manejo del arma consistente y suave. Notará como el alineamiento de las miras es prácticamente automático después de cada disparo. Como si lo hicieran por si solas.

En realidad es la combinación de postura, empuñamiento y control de disparador quien lo hace.

doble tap visión de las miras

No es algo fácil

Si tiene dificultades, no abandone. Si algo parece fallar, baje el ritmo o incluso congele su postura e intente averiguar qué es. Normalmente falla alguna de las cosas que debemos tener en cuenta. El empuñamiento, el control del disparador o la posición del dedo sobre éste. O quizá la vista está buscando el resultado de los impactos. Intente averiguarlo, corríjalo y continúe con el ejercicio. Recuerde ser honesto consigo mismo.

Repita con otro cargador y luego otro. Verá cómo en poco tiempo habrá tomado conciencia del comportamiento de su arma, de cómo dispara y vuelve al blanco. Hágalo con cierta frecuencia. Al menos cada vez que durante sus sesiones de entrenamiento detecte que ha perdido esa habilidad de seguir el movimiento de las miras.

El doble tap es complicado

Tirador seguro

Practique hasta que pueda disparar lo mas rápido posible, manteniendo el control absoluto del arma sin blanco. Una vez consiga dominar el arma y el seguimiento de las miras, es hora de llevar los disparos a la zona del blanco que usted desee. Dispare dos veces  a un blanco manteniendo el control. Siga confiando en sus miras, los impactos estarán allá donde apunte.

Coloque sobre su blanco zonas de impacto tamaño folio y más tarde cuartilla, o incluso menores. Y varíe la distancia de tiro. Deje que sus miras dicten la velocidad entre disparos.

Con un poco de esfuerzo y concentración, prestando atención a sus miras, los impactos estarán en la zona deseada. ¿Le suena de algo? Sí, ahora es usted un tirador seguro.

ahora ya es usted un tirador seguro