DESA

DESFIBRILADOR SEMIAUTOMÁTICO

DESA

Cada vez mas frecuentemente, en lugares de aglomeración de personas como centros comerciales, estaciones, aeropuertos, edificios públicos etc podemos ver unos pequeños aparatos destinados a salvar vidas; lugares, todos ellos, susceptibles a ataques terroristas o simplemente donde, por la alta concentración de personas, pudiéramos tener que atender a victimas de una fibrilación ventricular.

Más del 85% de todas las muertes súbitas en el adulto son de origen cardíaco y más del 90% ocurren fuera del hospital. 

Esos pequeños aparatos, señalados y denominados DESA son desfibriladores semiautomáticos cuya función es la de hacer cesar la fibrilación ventricular por medio de una corriente eléctrica.

desa-1

Fibrilación ventricular

En un 85% de las personas que sufren parada cardíaca extra-hospitalaria la causa es un trastorno del ritmo cardíaco denominado fibrilación ventricular. 

La clave del éxito en el tratamiento es la desfibrilación precoz, que consiste en hacer pasar una corriente eléctrica por el miocardio (músculo cardíaco) para intentar que cese la actividad eléctrica descontrolada que se produce en la fibrilación ventricular y así poder restablecer la actividad eléctrica normal.

Se denomina fibrilación ventricular al trastorno del ritmo cardíaco que presenta un ritmo ventricular rápido (>250 latidos por minuto), irregular y caótico, y que lleva irremediablemente a la pérdida total de la contracción cardíaca, con una falta total del bombeo sanguíneo y por tanto la muerte del paciente.

desfibrilador semiautomático

La desfibrilación precoz es el tratamiento más eficaz para conseguir una circulación espontánea en estos casos de parada cardio-respiratoria, cuanto más rápido se realice, mejor es el pronóstico. 

Por cada minuto que se retrase la desfibrilación, la supervivencia disminuye de un 7 a un 10%.

Pasados 12 minutos la supervivencia se reduce hasta una tasa que oscila entre el 2-5%.

La desfibrilación temprana es el tercer escalón de la cadena de supervivencia y, afortunadamente, España ha desarrollado una legislación que permite al personal no médico poder emplear un desfibrilador semiautomático, después de recibir un entrenamiento específico. (RD 365/2009, de 20 de marzo).

En ocasiones también llamados DEA, desfibrilador externo automático.

DESA

Desfibrilador semiautomático. DESA

El desfibrilador semiautomático es un equipo con un sistema informático de análisis del ritmo cardíaco que monitoriza el ritmo del corazón y, si está indicado, libera un choque eléctrico sin necesidad de que el personal que lo utiliza sepa reconocer los ritmos cardíacos; únicamente debe poner los electrodos adhesivos en la víctima.

desa-4

Los DESA tienen unas características técnicas comunes; son fáciles de utilizar con un mínimo entrenamiento. 

Estos desfibriladores una vez puestos en marcha y conectados los electrodos adhesivos a la víctima, analizan el ritmo cardíaco y emiten mensajes verbales y acústicos. 

Si está indicado el choque eléctrico, el reanimador debe activar el mando de carga eléctrica y posteriormente, siguiendo las indicaciones verbales del equipo, administrar el choque eléctrico activando el mando correspondiente.

desa-5

Manipulación del desfibrilador semiautomático

Abrir y encender el equipo, algunos se encienden automáticamente al abrirlos dando instrucciones sencillas forma oral, en otros se debe accionar el botón “ON”.

Colocar los electrodos, para ello el paciente debe estar en un lugar seguro en decúbito supino y con el pecho descubierto, si está húmedo habrá que secarlo con una toalla, sabana, camiseta… si el paciente es muy velludo puede ser necesario rasurarlo para que los parches se adhieran bien.

Uno de los parches (electrodos) se colocará en el hombro derecho debajo de la clavícula y el otro a unos 10 cm debajo de la axila izquierda, en el costado. Esto lo encontrará indicado en los propios parches de forma visualmente clara y sencilla.

Asegurarse que los parches están conectados al equipo.

Procurar que nadie toque a la víctima, mientras el DESA analiza el ritmo cardíaco del paciente, o podría obtener lecturas falsas. 

Se escuchará: Analizando el ritmo cardíaco, por favor no toque a la víctima.

En caso de requerir un descarga, se escuchará: Se requiere dar una descarga, cargando… pasaran unos segundos mientras el equipo se carga y le indicará: De una descarga mientras se ilumina el botón de descarga. 

Antes de apretar el botón debe asegurarse que nadie esté tocando a la víctima.

Tras dar la descarga, debe comenzar inmediatamente con RCP (30:2) durante 2 minutos. 

Al finalizar los 2 minutos el DESA avisará que va a proceder a analizar el ritmo. Recuerde no tocar a la víctima mientras tanto.

Si se recomienda una nueva descarga se procederá como en el caso anterior, pero si el desfibrilador no recomienda darla, se escuchará: No se recomienda dar una descarga, comience con las compresiones.

Como vimos en el articulo dedicado a la reanimación cardio-pulmonar, continuaremos con las compresiones hasta que llegue ayuda especializada, la víctima comience a respirar normalmente o el reanimador quede agotado.

Como complemento en Zona Táctica les ofrecemos una guía completa de la SEMICIUC. Pinche aquí.